Pasa Ratos
Poder mental.30.8.06
Esto más que un acertijo es un juego: quien quiera llevarlo a cabo, deberá tener a mano: papel, lápiz (o boli) y una calculadora (para los más perezosos)

Debes escoger un número de tres dígitos (del 100 al 998) donde la primera y segunda cifra deben ser diferentes. Así, el número 425 valdría, pero el 737 no.

Una vez que tengamos el número lo escribimos en el papel. A continuación escribimos el mismo número cambiando la posición 1º por la 3º y viceversa. Es decir, si hemos elegido el 135, ahora deberemos escribir el 531.

Ahora, con los dos números escritos, al mayor de ellos le restamos el menor, y apuntamos el resultado.

A continuación, volvemos a escribir el "inverso" (1ºposicion por 3º) de éste resultado, y sumamos ambas cantidades.

Recapitulando, tú mismo has elegido y escrito un número de tres dígitos, has hecho unas operciones matemáticas simples y has obtenido un resultado.

Mediante interpolaciones metacorpóreas, nanotecnología y programación php semántica orientada al servidor, puedo decirte que tu número es éste.

Teniendo en cuenta que casi todos los lectores somos hombres (la puta vaga de mierda me da que es chico tb) y lo orgullosa que está la jefa de las suyas, me he permitido "decorar" un poco la imagen...

Acertijo Propuesto por:
Etiquetas:
Comentarios:

La_puta_vaga_de_mierda dijo:
Pues no, os equivocáis. Soy una chica!
a las 8:17 p. m.  
Sr. Teclas dijo:
Mis disculpas. En cualquier caso, hoy en día, todo es aceptable...incluso que a una chica le guste otra chica.
a las 12:04 a. m.  
¿De qué va esto?
Acertijos, pasatiempos y juegos para pensar.
Varios
Envíanos un reto para que lo publiquemos:



Normas del blog

¡¡CHATEA CON LOS PASARATEROS!!

Buscador
powered by: Google
Suscríbete!
Pasa Ratos
Feedburner Powered
La gente dice:
Ranking!
Enhorabuena a los premiad@s!
Anteriores y Archivados
Anteriores:

(En rojo y negrita, los NO Resueltos)


Archivados:
Categorías
Miembr@s del Blog
Créditos y estadísticas
Con FireFox disfrutarás más!

Powered by Blogger

Estadísticas
A todos nos gusta mirarnos el ombligo